Revuelto y argento

Por Karina Micheletto | 2 de diciembre de 2016 |

En alguna carta de bar, fonda o restaurante todavía puede encontrarse esta minuta. “Es el único plato reconocido como argento y se trata de un plato muy caprichoso: el cocinero elige los ingredientes y no siempre son los mismos, luego busca la manera de unirlos y finalmente de disfrutarlos”, lo definen desde los estudios de FM La Tribu. Hablan del Revuelto gramajo, y así se llama el programa radial que desde hace quince años hace Alejandro Simonazzi junto a una cantidad de gente, hace eso mismo de   l plato, pero con la música. Durante todos estos años, el Revuelto creció y se estableció como toda una contraseña para los que hacen y aman la música argentina, también para los que la descubren. Hoy es valorado como un espacio de difusión para la música argentina y sus adyacencias que es, a la vez, una toma de postura sentada con música y palabras. Discos libros

El programa va a tener su fiesta de 15 este domingo 4 de diciembre en La Minga Club Cultural (ver agenda), bien sostenida por Liliana Herrero con Pedro Rossi; Pepe Luna, Mario Gusso y Hernán Crespo; Pablo Tozzi con Patricia «Piojo» Zappia, Sebastián Jakimczuk y Daniel Corrado; y Juan «Pollo» Raffo y Alan Plachta. A pesar de su importante grilla artística, la fiesta es con entrada gratuita: al fin y al cabo, se trata de un cumpleaños.

revuelto-3

Desde noviembre de 2001 (lindo momento para empezar un proyecto en la Argentina), y siempre con la conducción de Simonazzi, Revuelto va al aire por FM La Tribu 88.7, con retransmisiones en más de 60 emisoras alternativas, comunitarias y universitarias del país y el exterior. Entre 2012 y 2015 integró la programación de Radio Nacional AM870, y en 2003 fue parte de la grilla de Radio Ciudad, AM1110. Una cantidad de gente trabaja para que salga bien: Yamila Galicer, Silvina Morvillo y Joaquín Berri en la producción, Mauro Saraniti en la coordinación general y ediciones, hay locución de artística de Quique Pesoa, columnas de Eduardo Nachman (derechos humanos), Nicolás Falcoff (músicas del mundo), Belén Torras (literatura) y el Colectivo La Tribu (Vivo acá), y hasta fotos de Cristina Arriagada.

«Me llena de orgullo el reconocimiento de los músicos, el cariño por nuestro espacio, el hecho de que lo puedan sentir un poco de ellos y se sumen a la propuesta artística».

“Revuelto significó un cambio en mi estética radial a partir de una búsqueda en la escucha de nuevas y variadas músicas. Un cambio ligado también a dejar atrás los veintipico e ingresar a los treinta, con la necesidad de comunicar de otra manera”, Repasa Simonassi. “Junto a Mauro Saraniti (compañero de otras aventuras radiales) y Claudio Parisi pensamos un espacio de encuentro donde el eje estuviera en la música argentina que nos gustara y no tuviera espacios de difusión, y en músicos que considerábamos referentes. Por supuesto, la música que se elige y las palabras que acompañan la puesta al aire de esa música son una toma de posición y una mirada sobre diversas situaciones”, define.

revuelto-2

– ¿Que querías lograr cuando empezaste y qué querés lograr hoy?

– El objetivo de Revuelto es construir una identidad como programa, donde se reconozca ese espacio de encuentro que intentamos, espacio abierto a la música, a la poesía, a la reflexión y, cada vez más, dejar clara nuestra oposición al sistema capitalista, valorando al arte como transformador de las personas. Esos objetivos requieren trabajar determinada estética radial y fijarnos una ética como comunicadores. Creo que hace quince años y hoy los objetivos son los mismos, con diferentes maneras de intentarlos.

– ¿Entre las postales que te habrán dejado estos 15 años, cuál atesorás?

– Es difícil tomar una postal, felizmente son muchos los momentos que guardo en el alma. Soy un afortunado de compartir el camino con compañeros tan queribles como buenos profesionales. Los columnistas y productores que han pasado en todos estos años se involucraron siempre en el Revuelto y eso hace más lindo el camino. Estar en La Tribu es para mí habitar un espacio de libertad y compromiso inhabitual en los medios. Hemos tenido programas en el Auditorio de Radio Nacional con Fandermole, hermosas charlas con Teresa Parodi, Liliana Herrero, Osvaldo Bayer y Raúl Carnota, por nombrar algunos momentos inolvidables y con artistas reconocidos. Pero no fueron menos hermosos los encuentros con quienes no son tan conocidos y recibimos con mucho cariño en el Revuelto. De todas maneras, para responder la pregunta y entregar una postal, el primer concierto celebrando la música del querido Seba Monk es una marca imborrable que guardo conmigo.

revuelto

– ¿Qué te enorgullece del programa?

– Me llena de orgullo el reconocimiento de los músicos, el cariño por nuestro espacio, el hecho de que lo puedan sentir un poco de ellos y se sumen a la propuesta artística. Me enorgullecen, como dije antes, los productores y columnistas que fueron y son parte, la voz de Quique Pesoa en la artística, enorme referente y amigo. Es una alegría estar en La Tribu, pero también en más de sesenta radios universitarias, alternativas, comunitarias que nos permiten integrar sus programaciones. Y una felicidad enorme haber producido dos discos y un libro-disco en cooperación con tanta gente querida. Sobre todo, el orgullo es mantener la pasión y compromiso cada vez que se enciende el cartel En el aire.

– ¿Y qué les falta todavía como un logro a futuro?

– Un montón de cosas, sin duda. Todo el tiempo hay ideas y ganas. Pero se trata de ir desandando el camino con pleno disfrute de cada momento, sin traicionarse por lograr algo. Seguir compartiendo las músicas que tanto me gustan, combinarlas con algún poema, transmitir la necesidad de no apartarnos del pensamiento crítico, abrir el programa a artistas, pensadores y columnistas que tienen algo para comunicar… Todo eso en un plato radial que responda a una idea estética, es lo que falta semana a semana.

«Es difícil tomar una postal, felizmente son muchos los momentos que guardo en el alma. Soy un afortunado de compartir el camino con compañeros tan queribles como buenos profesionales».

– ¿Cuál fue el halago más lindo que te dijeron sobre el programa?

– Casi todas las semanas el mayor halago es el reconocimiento de invitados por la manera en que se los trata, por la producción de cada momento. Y, por supuesto, el agradecimiento de oyentes que disfrutan de ser parte del Revuelto. Recuerdo un mensaje llegado a través de Radio Petu Mogeleiñ, emisora mapuche del El Maitén en donde me contaban que Revuelto acompañaba los momentos de organización de la comunidad antes de salir a una marcha en defensa de sus tierras… Eso es lo más hermoso que te puede pasar, saberte en distintas geografías, situaciones y momentos, compartiendo iguales sentires.

Etiquetas:

Artículos relacionados