La Bacha, Martín Robbio Trío y Los Guevaristas. Tierra. 2017

El ritmo los lleva

miércoles, 24 de mayo de 2017 | Publicado por Santiago Giordano

 

 

Martín Robbio Trío y Los Guevaristas
Tierra
Independiente
2016

 

 

 

 

 

 

Un repertorio es una forma de retórica. Habla por sí mismo. Incluso antes de sonar. Bien lo sabe quien llamó a su primer disco Parresía, la voz con la que los griegos señalaban los impulsos de libertad y razón que sustentaban la sinceridad de los discursos. Aquel disco del pianista y compositor Martín Robbio de 2012, como también el que en cierto modo marcó su continuidad, El mismo río (2015) –ambos en trío con Juan Fracchi en contrabajo y Ariel Sánchez en batería–, estaban hechos sustancialmente de un repertorio de temas propios. Un trío que articulaba su sonido en base a texturas y gestos de la tradición del jazz, pero que sonaba escuchando la médula y el entorno sudamericanos con sus alegatos.

El año pasado, Robbio presentó su tercer disco. Tierra se llama. Están los aparceros de siempre, Fracchi y Sánchez y también Los Guevaristas, un cuarteto de percusión dirigido por el siempre sorprendente Facundo Guevara e integrado además por Javier Martínez Bucas, Julián Solarz y Jerónimo Peña.

Y en Tierra, la retórica –sigamos pensando el término en sentido positivo– si bien mantiene la misma dirección, cambia. Se profundiza por un lado hacia problematizar la pulsión el tiempo –llamarlo “aspecto rítmico” sería menoscabar lo que de humano repentismo hay en la música del disco– y por otro lado traza las dimensiones de una posible enciclopedia, que al mismo tiempo se propone como un lugar de pertenencia, es decir una tradición. En el repertorio de Tierra conviven Eduardo Lagos, McCoy Turner, Naná Vasconcelos, Marty Ehrlich, Juan “Pollo” Raffo, Gustavo Leguizamón, Alice Coltrane, Oscar Alem, Nora Sarmoria, Dino Saluzzi y el ritmo es el centro de la experiencia.

Expuestos ante el ritmo como forma, o por lo menos como aspecto organizador o si no herramienta de divergencias y asimilaciones, La bacha, cueca precursora de Lagos que abre el disco, expone su tema sobre la renguera plácida de un compás de cinco tiempos; el homenaje de McCoy Tyner a su amigo Elvin (Sir) Jones agrega un poco más de cha-cha-cha y resulta más ligera que la versión del autor; La ida y vuelta, una poco frecuentada chacarera del “Cuchi” Leguizamón, se presenta con una especie de son de trunco; la sensualidad cromática de Toda la pampa, otro triunfo de Oscar Alem, se agrieta en el encuentro con la variada dimensión rítmica de Nadie arriba, nadie debajo de Nora Sarmoria; El chancho de Dino Saluzzi distribuye con gran notables resultados la energía del tema en desarrollos contrastantes. También la yapa, sobre una sextina de El payador perseguido, de Yupanqui, es materia para trances rítmicos.

Thuka Mtwana, del sudafricano Bheli Mseleku, resulta entre lo mejor del disco. Hay una atmósfera descargada, oscurecido por la cautivante la voz de Vicky Zotalis, uno de las invitadas del disco que cuenta también con Martín Sued, en bandoneón, y Marcos Cabezas, marimba.

Más allá de conceptos técnicos y apreciaciones de estética objetiva, se trata de un disco de música atractiva, generosa, de una belleza que se concede sin mayores preguntas. El trabajo instrumental del trío es óptimo y la relación el cuarteto de percusión pone en acto numerosas soluciones. En esa variedad bien conducida está la esencia de Tierra.

Artículos relacionados

Lanzamientos

¿Cuánto vale una zamba?

Con "El otro Salgán", Matías Martino pone música a una respuesta.

Por Santiago Giordano.

Lanzamientos

De todos modos

Arias-Castro, Tozzi-Zappia y Cuarteto Karé. Tres maneras de tratar las profundidades de ese artefacto doméstico: la canción.

Por Santiago Giordano.